0
 x 

Carro vacío

NOTICIAS Y ESPECIALES

La respiración es la base de que todo vaya bien en nuestro cuerpo. Los niveles de oxígeno en sangre normales van desde 95 a 100 %.El oxígeno asegura la actividad cerebral, así como el funcionamiento del sistema nervioso, las glándulas, los músculos y los órganos.

El Doctor Eusebi Chiner, neumólogo y coordinador del Año SEPAR 2014 del Paciente Crónico y las Terapias Respiratorias Domiciliarias afirma que “Si no respiramos bien, falla todo lo demás”. La respiración es la base de que todo vaya bien en nuestro cuerpo. Los niveles de oxígeno en sangre normales van desde 95 a 100 por ciento y aquellos menores de 90 se consideran bajos. En este caso, estaríamos delante de un caso de hipoxemia, un trastorno respiratorio muy peligroso, que, en caso de no tratarse a tiempo, podría provocar una enfermedad crónica de los pulmones. ¿Pero a qué otras partes del cuerpo afectan la falta de oxígeno? ¿Cómo sabemos que nos falta?

1.- Cerebro. No es ningún secreto que esta parte del cuerpo depende del oxígeno para funcionar. Las células cerebrales mueren sin oxígeno. Una saturación de oxígeno baja causa problemas mentales como confusión y pérdida de memoria a largo plazo. Si estos males son acompañados por otros signos de saturación baja de oxígeno, como sensación de hormigueo en los dedos y tos crónica, asista  a un médico.

2.- Falta de aliento. Es un indicador de saturación de oxígeno baja. Representa un padecimiento peligroso que debe ser tratado. La falta de aliento puede ser causada  por varios factores, entre ellos enfermedad pulmonar crónica obstructiva o COPD, por sus siglas en inglés, un grupo de enfermedades pulmonares que bloquean el flujo del aire. El enfisema y la bronquitis asmática crónica son dos ejemplos de este tipo de enfermedades pulmonares que evitan que llegue suficiente cantidad de oxígeno al flujo de sangre. Una saturación de oxígeno baja continua puede dañar de manera permanente la capacidad del cuerpo para respirar. El COPD causa muchas muertes en todo el mundo, según la clínica Mayo, y suele darse principalmente en fumadores.

La lumbalgia es el dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalda, cuyo origen tiene que ver con la estructura músculo-esquelética de la columna vertebral

El control del colesterol debería ser importante en toda la población, ya que en exceso aumenta de manera considerable la posibilidad de tener enfermedades coronarias como infartos o accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, la gran mayoría de las personas que tienen elevados los niveles colesterol no lo controla o no sabe cómo tratarlo.


A pesar de que en exceso es contraproducente el colesterol es una grasa necesaria para el funcionamiento del cuerpo. Una parte de ella ingresa a través de las comidas y el otro porcentaje es producido por el hígado. La diferencia entre lo que conocemos como colesterol “bueno” (LDL) y “malo” (HDL) se manifiesta en las lipoproteínas, que se encargan de trasladar el colesterol a través del cuerpo.

El llamado LDL, si es alto, genera que se depositen placas en las arterias. En cambio el HDL debe ser alto, ya que elimina el exceso por el intestino.

Quienes tienen padres que presentan niveles altos son más propensos a contener dislipemia, que es una alteración en el metabolismo de los lípidos. Por otro lado, la vida sedentaria y el exceso de ingesta de grasas también elevan el colesterol. Debido a esto, los médicos habitualmente recomiendan hacer ejercicio periódicamente y cuidarse con la alimentación .

Recomendaciones para controlar el colesterol


Los médicos afirman que un análisis de sangre es la mejor manera de controlarlo. Quienes tienen familiares con niveles elevados de colesterol deben hacerlo a los 20 años y si los números son adecuados continuar los chequeos cada 5 años. A partir de los 35 años los controles se deberían volver más periódicos tanto en hombres como en mujeres.

Para la prevención del colesterol alto se recomienda evitar algunas comidas, productos de panadería, frituras, más de un huevo por día, grasas trans y saturadas, la crema y la manteca. También hay alimentos que ayudan a controlarlo: soja, pescado de mar, semillas de lino, pan integrales, cereales, salvado de avena, arvejas, lentejas, lechugas, pimientos y apio.

Existen otros factores que influyen negativamente en el nivel de colesterol como la obesidad, el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión y el estrés. Este tapón de grasa perjudica la circulación de la sangre, sin embargo, cualquier persona si mejorar su calidad de vida y concurre al medico puede mejorar su salud.

Recomiendan hacer ejercicio periódicamente y cuidarse en las comidas.

Fuenta: Saluddiaria.com

CENTRO DE ATENCIÓN

HORARIO: 08:00 A 12:30 / 13:30 a 17:00 (Lun a Jue) 08:00 A 12:30 / 13:30 a 16:00 (Viernes)

TELÉFONO: +58 (0212) 572.81.11

CORREO: info@tecnomedjtrapp.com

WHATSAPP: +58 (0414) 250.3904

NOSOTROS EN TWITTER